LA CONTROVERSIA ENTRE SER ‘NO APTO’ PERO NO ESTAR INCAPACITADO EN LA REINCORPORACIÓN LABORAL TRAS BAJA PROLONGADA

La declaración de no incapacidad y el no apto, o la de no apto y no incapacidad suponen una controversia en la decisión, porque significan haber tomado dos calificaciones contrarias sobre un trabajador (su estado de salud y su trabajo). Porque la no incapacidad lleva parejo la valoración de poder trabajar y la de no apto la contraria. El trabajador afectado por esta controversia queda sin recursos administrativos públicos para solucionar una calificación tan controvertida, que finalmente puede conllevar la pérdida del empleo.

El retorno al trabajo por alta médica tras larga baja comporta una valoración tanto de la capacidad laboral como implícita de la aptitud para el trabajo. No olvidemos que estar apto para el desempeño de un trabajo no consiste en la mera posibilidad del ejercicio esporádico de una determinada tarea sino poder llevarla a cabo con profesionalidad cumpliendo exigencias mínimas de continuidad, dedicación y rendimiento sin que trabajar menoscabe la salud del trabajador o suponga un riesgo de seguridad para sí o terceros. Y ello puede exigir adaptar el puesto de trabajo, acondicionar el mismo o indicar el cambio de puesto de trabajo para evitar la recaída del proceso curado o con mejoría que permite trabajar.

Más información.

Retorno laboral.

 



Asesoría de Salud Laboral
Programa de Campaña de Enfermedades Profesionales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies