EL 75 POR CIENTO DE LOS TRABAJADORES ESPAÑOLES NO PRACTICA LA DESCONEXIÓN DIGITAL FUERA DEL HORARIO LABORAL

El octavo Objetivo de Desarrollo Sostenible aboga por la creación de empleos decentes y mejorar los estándares de vida. Con la digitalización, se ha diluido la frontera entre el trabajo y el descanso. La posibilidad de seguir trabajando fuera de la sede de la empresa hace necesaria una regulación que permita ejercer con garantías el derecho a la desconexión digital.

La Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD) recoge en su artículo 88 que “los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respeto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar”.

En el apartado 3 de ese mismo artículo se recoge que “el empleador, previa audiencia de los representantes de los trabajadores, elaborará una política interna dirigida a trabajadores, incluidos los que ocupen puestos directivos, en la que definirán las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión y las acciones de formación y de sensibilización del personal sobre un uso razonable de las herramientas tecnológicas que evite el riesgo de fatiga informática. En particular, se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia, así como en el domicilio del empleado vinculado al uso con fines laborales de herramientas tecnológicas”.

A pesar de lo que dice la ley, según el último Informe sobre Desconexión Digital de Infojobs, el 75 por ciento de los trabajadores españoles sigue respondiendo a correos electrónicos o llamadas fuera de su horario de trabajo. Esta cifra supone una ligera mejoría respecto a la del anterior informe, cuando hasta un 82 por ciento de empleados no practicaba la desconexión digital.

Según este mismo estudio, una de cada tres personas permanece conectada siempre que sea necesario fuera del horario laboral y el 42 por ciento lo hace de forma esporádica. Por géneros, los hombres desconectan menos que las mujeres y en cuanto al perfil del empleado que no logra desconectar digitalmente del trabajo éste es el de un hombre, entre los 45 y los 65 años, autónomo o trabajador por cuenta propia y con cargo de responsabilidad.

Por otro lado, el perfil del profesional que más consigue desconectar es mayoritariamente mujer, joven (de 16 a 34 años), que trabaja por cuenta ajena (indefinidas, temporales y en prácticas) y con cargo de empleada o especialista.

El informe señala también que la capacidad de desconexión es inversamente proporcional al nivel de responsabilidad del trabajador en la empresa. Así, aquellos que ocupan un cargo de dirección desconectan menos que los que tienen menores responsabilidades.

En cuanto a las soluciones preferidas para la desconexión digital, los trabajadores apuestan por una regulación del derecho a la desconexión dentro del convenio laboral (un 40 por ciento), seguida de la creación de un sistema de guardias remuneradas para vacaciones y fines de semana para que el resto de los trabajadores puedan descansar (30por ciento). Por último, un 28 por ciento propone establecer un control de horario más estricto, incluyendo las interrupciones fuera del horario laboral como horas extra.

Más información.

 



Asesoría de Salud Laboral
Programa de Campaña de Enfermedades Profesionales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies