Carta a los Reyes Magos

Todos y cada uno de nosotros recordamos la infancia como uno de los periodos más felices de nuestra vida. Dejando a un lado cuestiones de tipo económico o familiar, la práctica totalidad de todos nosotros veíamos en estas épocas cómo nuestros deseos se volvían realidad (bueno en algún caso acababas prefiriendo la realidad del vecino porque no era lo mismo un coche de juguete que un coche de juguete… teledirigido).

Los que, mes a mes, redactamos este pequeño Boletín Electrónico queremos volver a ser niños y que nuestros deseos se hagan realidad, dicho esto pasamos a escribir la siguiente Carta a los Reyes Magos.

 

Queridos Reyes Magos:

Les dirijo la carta a Ustedes, a pesar de que en mi casa dicen que los únicos que trabajan en su empresa son los pajes. Aunque les aseguro que empiezo a creer a mi familia esta carta se la tengo que enviar a Ustedes porque lo que voy a pedir este año necesita de Magia. Y quién mejor que un Mago para que me consiga mi deseo.

Imagino que sepan que, en cerca de 1000 casas, este año la Navidad no va a ser la misma. Por ejemplo el papa de un niño de mi clase se cayó desde muy alto cuando estaba construyendo una casa. A partir de ese día no le hemos vuelto a ver y mi amigo está muy triste.

En mi casa me han explicado que falleció en un accidente de trabajo, y que su jefe, aunque decía que le apreciaba mucho no le había dado no sé qué cuerda. También me han explicado que esto mismo le pasa a muchos papas y mamas, que van a trabajar para que los niños podamos crecer y que no vuelven (claro ahora me explico lo de la cuerda… debe ser para atársela en el dedo y que no se les olvide volver a casa) .

Quiero deciros que a mi esto me parece muy mal, que los padres tienen que volver siempre a casa. Soy muy pequeño y no sé quien tiene la culpa de esto, lo que si tengo claro es que el jefe de mi papa le da una cuerda y le pone una red, un casco, y un montón de cosas más (que no sé cómo es capaz de trabajar con tantas cosas atadas al dedo….).

En el cole me han explicado que tenemos que tener cuidado con muchas cosas de casa (con la cocina, con las escaleras, con los cuchillos…). Nos dicen que esto nos va a servir para cuando seamos mayores y tengamos que ir a trabajar. Yo creo que saber cortan el filete no tiene que ver nada con lo que le paso al papa de mi compañero de clase pero tendré que esperar para comprobarlo.

En fin, lo que quiero pediros desde el principio de la carta es que a partir de ahora todos los papas y mamas de todos los niños y niñas vuelvan siempre a casa después de trabajar. Y que si su jefe no les deja la cuerda (se me está ocurriendo dónde se la podrían poner a él pero no lo puedo decir…..si lo digo me traerían carbón el resto de mi vida) le castiguen como a mí cuando cojo el cuchillo de los mayores.

Sé que vais a conseguir que suceda, al fin y cabo por eso sois magos.

Gracias.



Asesoría de Salud Laboral
Programa de Campaña de Enfermedades Profesionales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies